Imprimir
Visto: 4666

En unos meses sera realidad. Los empresarios que impongan mediante engaño a sus trabajadores condiciones laborales o de Seguridad Social que les perjudiquen, como por ejemplo, no darlos de alta en la seguridad social, podrán ser castigados con penas de prisión de seis meses a seis años y multa de seis a doce meses.
El PP ha presentado una enmienda en el debate en la comisión de Justicia del Senado al proyecto de reforma de ley orgánica del Código Penal en materia de lucha contra el fraude fiscal y la Seguridad Social, en el que prevén penas de prisión de seis meses a seis años y multas de seis a doce meses a los empresarios que no den de alta a varios trabajadores en la seguridad social. El plazo de prescripción se fijará en diez años, frente a los cinco actuales