Imprimir
Visto: 6967

PARA EMPRENDER CON ÉXITO DEBES CONOCER LA CAPACIDAD DE CRECIMIENTO DE TU EMPRESA

Todo emprendedor debiera conocer cual es la capacidad de crecimiento anual idónea para su empresa. Ya hablemos de un crecimiento en volumen de ventas, en cuota de mercado, o en activos ... lo cierto es que, desde el punto de vista financiero, no todo crecimiento es asumible por una empresa. Si no manejas herramientas como estas, en la direccion de tu empresa, puedes poner en peligro la supervivencia de tu negocio y, aunque no lo parezca, este es uno de los errores más comunes que cometen los emprendedores: no medir, en términos anuales, la capacidad de crecimiento. ¿Cuanto puedo crecer?

Puede parecer una pregunta un tanto extraña, porque la mayoría de las personas a las que preguntáramos nos contestaría que cuanto más mejor. Pero no es así. Crecer sin conocer desde el punto de vista financiero cuanto podemos hacerlo es harto peligroso. Y puede llevarnos a lo que comúnmente se denomina morir de éxito.

¿ Como se mide la capacidad de crecimiento anual de una empresa?

Cualquier tipo de empresa, independientemente de cual sea su tamaño, tiene una determinada capacidad financiera de crecimiento, que depende de aspectos como su estructura financiera, el flujo de caja, la política de autofinanciación, su endeudamiento, entre otros.

Siguiendo el modelo de Higgins, podemos aplicar la siguiente fórmula para medir, desde el punto de vista financiero, la capacidad de crecimiento de nuestra empresa:

Capacidad de crecimiento= M (1-D)xE / (1/R)-M(1-D)xE

Donde,

M= Beneficio neto/ ventas
D= dividendo / beneficio neto
E= activo / capital propio
R= ventas/ activo

Un ejemplo

¿Cuál es la capacidad de crecimiento anual de una empresa con los siguientes ratios?

- M= 0,10
- D= 0,40
- E= 1,5
- R= 0,5

Solución:

Una vez aplicada la fórmula señalada anteriormente se obtiene el resultado de 4,7

Por tanto, según el modelo de Higgins, la capacidad de crecimiento anual de esta empresa es del 4,7 %

Por tanto,
Para esta empresa un 4,7 % de crecimiento anual sería el valor óptimo. Crecer por encima de el podría poner en peligro la continuidad de la empresa (morir de éxito). Un crecimiento por debajo, sería crecer por debajo de nuestras posibilidades financieras e implicaría que deberíamos introducir medidas correctoras en la estrategia empresarial para crecer más.